La confusión animalista

La palabra ‘animalista’ se utiliza desde lo cotidiano y desde el sentido común para describir o referirse a aquellas personas u organizaciones que dedican su tiempo a alimentar, entregar en adopción, esterilizar y promover campañas en favor de la ‘tenencia responsable’ de los mal llamados animales de compañía, o como ellos se refieren, a sus ‘mascotas’. Curiosamente los ‘animalistas’, dejan de lado o directamente ignoran a la gran mayoría de animales que se encuentran en este preciso momento en condición de esclavitud, servidumbre y propiedad para satisfacer caprichos humanos. En otras palabras, utilizan un concepto que nos da a entender una idea que es muy distinto de lo que realmente son.

Es bastante común que cada uno de nosotros haya notado la contradicción existente entre aquellas personas u organizaciones que se hacen llamar animalistas, pero que no asumen el veganismo como su postura frente a la explotación animal. Sin ir más lejos, esta postura “animalista” dice defender y priorizar la situación de los animales, sin embargo, al no asumir el veganismo, dejan de lado al 90% (si es que no más) de ellos. En realidad las personas que se dicen animalistas, generalmente solo son mascotistas, es decir, solo se preocupan de aquellos únicas dos especies a las que les han otorgado cierta preocupación moral; perros y gatos. Es fácil entender esto último, pues tanto perros como gatos comparten la cotidianeidad de nuestras vidas. Compartimos con ellos el quehacer de nuestras vidas. Muchos de ellos nos acompañan durante largos pasajes de nuestra historia personal, los vemos sufrir, los vemos enfermar, los vemos alegrarse, los vemos comer o llorar, incluso nosotros también sufrimos cuando a ellos les ocurre algo que se escapa de nuestras manos. En resumidas cuentas, compartimos parte o gran parte de nuestro tiempo con ellos, por lo tanto, no es extraño que esta relación directa con ellos nos haga rápidamente entenderlos como sujetos de consideración moral, pues, entendemos que ellos tienen también intereses propios y que -al igual que nosotros-, son sujetos de una vida, cada uno de ellos es tan particular y distinto entre ellos como nosotros lo somos del resto de humanos. Esta visión en particular no tiene nada de malo, ni tampoco está errada, el problema llega cuando solamente nos limitamos a estas únicas dos especies, y no extendemos nuestro respeto a todo el resto de animales.

WhatsApp Image 2017-08-20 at 15.13.39Con el paso del tiempo, normalmente, los animalistas logran extender el respeto hacia otros pocos animales, como lo serían aquellos utilizados para la entretención. Existen casos de animalistas que logran superar la obsesión mascotista y extienden su consideración moral hacia ciertos casos, como lo serían animales utilizados en zoológicos, en acuarios o en deportes como el rodeo, las corridas de toros o la misma tauromaquia. Argumentan que no debemos infligir ‘sufrimiento innecesario’ al resto de animales, y consideran la utilización de animales para la entretención (cualquiera de sus formas), como un sufrimiento innecesario. Lamentablemente esta consideración o extensión del respeto hacia el resto de animales llega hasta aquí. La diferencia entre un animalista y un vegano, es precisamente que este último considera a todas las formas de explotación animal como innecesarias, pues, asi como no necesitamos entretenernos con animales, tampoco necesitamos vestirlos, o comerlos. El veganismo no se limita a lo que nos conviene o a lo que no logra desafiar nuestras prácticas, el veganismo trabaja en base a lo que es justo y lo que no lo es.

Todo esta contradicción animalista tiene una explicación medianamente entendible, pues, se oponen a estas formas de explotación animal (como es el caso de la entretención en este ejemplo), porque realmente no representan ningún cambio de hábitos en sus vidas. Se oponen a todo esto porque no implica cambiar su forma de comportarse hacia el resto de animales, por el contrario, pueden oponerse a todas esas formas de explotación, porque en la práctica no significa un quiebre en su comportamiento. El veganismo logra superar esta cómoda postura y también cuestionar la utilización de animales para alimentación, experimentación o vestimenta, pues son tan innecesarias y causan incluso mucho más daño, que aquellas formas de explotación a la que los animalistas se oponen. El veganismo es la superación lógica del animalismo.

Lamentablemente, el concepto de “animalista”, está tan manoseado y manipulado desde su raíz, que nos es más fácil relacionar este concepto con un fanatismo mascotista que con la lucha por los Derechos Animales. De esta manera, el veganismo y el movimiento animalista se separan, pues este último es evidentemente especista.

Victor Manuel

2 pensamientos en “La confusión animalista

  1. Adrián López Galera

    Hola, Víctor:

    La mayor parte de los mascotistas asume cierta preocupación moral por “sus” animales; pero no una consideración moral. Esto último implicaría que respetarían sus intereses inalienables tales como libertad, integridad y vida. Sin embargo, a menudo nos encontramos con que vulneran su integridad al practicarles la castración sin ningún reparo ético. Ello refleja que debido al especismo imperante, un no-vegano siempre adopta una postura utilitarista y, a lo sumo, percibe a otros animales como un alter ego hacia el cual tiene alguna obligación pero no aplica una ética igualitaria.

    Un saludo cordial y felicidades por tan excelentes artículos.

    Le gusta a 2 personas

    Responder
    1. veganismodesdecero Autor de la entrada

      Hola Adrian! Gracias por darte el tiempo de leer y comentar. Tienes razón, los animalistas rara vez respetan los intereses propios de sus compañeros animales, sino que responden más bien a intereses de ellos mismos. No sabía que existía una diferencia entre ‘preocupación moral’ y ‘consideración moral’, de todas maneras lo dejaré tal cual está escrito y si alguien lo lee, y luego lee tu comentario sabrá sacar sus conclusiones, espero que no cause confusión.

      Un saludo cordial para ti también, que estés bien.

      Le gusta a 1 persona

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s