Rodeo ¿confusión especista?

El rodeo es otro de los tantos ejemplos de las formas de explotación animal. Es una forma en donde se da uso a los animales para la entretención tanto de los espectadores como de los practicantes. Los animales involucrados son normalmente novillos y caballos, que al igual que todos los animales, son considerados legalmente como propiedad, por lo tanto valorados instrumentalmente. El rodeo es en Chile (que es de donde escribo esta entrada) considerado un deporte y goza tanto de una amplia aceptación, como de un amplio rechazo, por lo tanto genera polémica cada vez que esta práctica se realiza. El rodeo se lleva a cabo durante todo el año, pero es en el mes de septiembre donde se intensifica esta polémica por ser el mes de fiestas patrias de este país. Como es considerado una tradición y parte de la cultura de Chile, para muchos es obligatoria la presencia del rodeo en estas celebraciones. Es aquí donde muchas organizaciones bienestaristas aprovechan esta polémica para oponerse a esta forma de especismo y responder a través de diversas formas de manifestación, como charlas, marchas, saltos a la medialuna (recinto en donde se realiza el rodeo), etc, adjudicándose frases como ‘septiembre sin crueldad‘, ‘ni arte ni cultura, el rodeo es tortura‘ ‘el maltrato no es tradición‘, entre otras.

152432_55eb69d64de95

Para empezar el ‘septiembre sin crueldad‘ no existe, es un eslogan que asumen ciertas organizaciones y campañas con el fin de minimizar el debate al maltrato o el abuso y que -más allá de esto- es un eslogan mentiroso, porque reduce la esclavitud animal únicamente al rodeo, pasando por alto, o derechamente ignorando a los animales que en este mes (al igual que en todos los meses) serán asesinados para ser convertidos en alimento, vestimenta, etc. Por lo mismo, es una campaña especista, porque prioriza la condición de esclavitud de ciertos animales y pasa por alto a la gran mayoría que conforma el resto sin ofrecer ninguna justificación para esta priorización. Además, la oposición al rodeo es en extremo superficial e ingenua, no cuestiona el estatus de propiedad que tienen los animales, mucho menos cuestiona el especismo, dicho en otras palabras, no va al problema que realmente origina la existencia del rodeo y otras formas de esclavitud animal. Lo que si logra la oposición al rodeo es reunir a cientos o miles de personas que se posicionan contra un tipo de explotación animal, pero al mismo tiempo son partícipes de muchas otras. De esta manera estas personas tienen la falsa creencia de que se puede estar en contra de la explotación, y ser parte de ella al mismo tiempo. Normalmente estos sujetos apelan a que la oposición a este tipo de actividades es un ‘primer paso‘ que acercará más a la gente al veganismo, y que de ser prohibida esta práctica, los animales involucrados en ella dejarían de sufrir. Ambas puntos de vista son falsos, el primero es una suposición muy difícil de comprobar, sobretodo si podemos observar que en estas campañas monotemáticas en realidad nunca se menciona al veganismo como una alternativa para posicionarse no solo en contra del rodeo, si no en contra de toda explotación animal. ¿De qué manera la gente se acercará al veganismo y asumirá el veganismo, si no le hablamos de veganismo?, la respuesta a esto parece no existir. En segundo lugar, creer que el fin del rodeo contribuye a la reducción de sufrimiento es un invento de las organizaciones que promueven estas campañas y no una realidad empírica. Los animales utilizados y sometidos a esta forma de entretención son considerados como propiedad, por lo tanto, el destino tanto de caballos como de novillos será la explotación de igual manera. Los novillos acabarán en matadero y los caballos también, o en otras formas de explotación animal donde los requieran. La única diferencia -para los animales utilizados en el rodeo- es que serán explotados aquí, o serán explotados en otro lugar.

Por otra parte, están aquellos sujetos que defienden esta práctica, argumentando que es un deporte masivo, que es parte de la cultura del país en que se realiza o muchas veces bajo el ala del clásico argumento conservador que apela a resguardar, mantener y reproducir nuestras tradiciones, incluso aquellas más violentas. Observando esto último, muchas organizaciones o activistas independientes realizan actividades en torno a estas preguntas que todos los septiembres parecen volver a nacer; ¿Es el rodeo un deporte o una tradición parte de nuestra cultura?

COVgZzmWgAAFd8K

La verdad es que la respuesta a esta interrogante es irrelevante y se convierte en una discusión vacía, ya que, aunque supongamos que efectivamente el rodeo sea considerado deporte, cultura o tradición, aun así, esto no lo valida como correcto. Es una pérdida de tiempo centrarnos en esta cuestión ya que incluso se pierde el núcleo de la discusión. El origen del rodeo, al igual que toda utilización animal, es el especismo y lo único que se opone directamente al especismo es el veganismo, nada más [Para profundizar en esto último, recomiendo la entrada ¿Qué es y qué no es el veganismo?]. Ninguna prohibición o regularización de la esclavitud de los animales ataca realmente al especismo, al contrario, lo refuerza, porque nos hace creer ingenuamente que los animales se encuentran en mejores condiciones de lo que lo estaban hace un tiempo, por lo tanto o bien me desentiendo del problema, o bien sigo siendo parte de la explotación animal de una manera menos culposa. Nos oponemos al rodeo porque nos resulta fácil y cómodo oponernos a él, nos oponemos al rodeo porque no representa ningún cambio de hábitos en nuestras vidas. Oponerse al rodeo es tan sencillo que puede realizarse desde la comodidad del hogar, pero no ocurre lo mismo al rechazar el resto de explotación animal y asumir el veganismo, ya que, este no solo exige un cambio en los hábitos cotidianos que tenemos sino que exige un cambio en la mentalidad que da origen a todo tipo de explotación animal. De esta manera resulta fácil comprender que exista tanta oposición al rodeo y tan poca oposición a la utilización de animales en general.

Entradarodeo

Para finalizar, a modo de conclusión cabe mencionar que con esta entrada no pretendo de ninguna manera decir que no debamos oponernos al rodeo, ni tampoco que está mal o que es incorrecto oponerse al rodeo. Por su puesto que está bien oponerse al rodeo, lo que no está bien es oponerse únicamente a este tipo de explotación animal e invisibilizar todas las otras, porque si hacemos esto, estamos cayendo en especismo al priorizar los intereses de ciertos animales por sobre los intereses de todos los demás. Además, debemos siempre recordar que el resto de animales están sometidos a diario a la violencia sistemática que nosotros permitimos que se realice y la única respuesta a esto es el veganismo. Cualquier otra postura que sea menos que veganismo es una postura que de una u otra manera perpetúa la explotación animal.

Victor Manuel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s